Problemas comunes en cachorros

En la alimentación.
Cuando se produce el cambio de alimentación, de tomar únicamente la leche materna a empezar a experimentar con la comida sólida, se pueden producir ciertas alteraciones en tu cachorro debidos a factores como el tamaño de tu cachorro, su raza, el ejercicio que hace, el tipo de vida que lleva, etc.

Las principales alteraciones, relacionadas con el comportamiento alimenticio son generalmente:

  • La coprofagia: se convierte en la más preocupante queja de los dueños. La coprofagia no es más que la ingesta de heces suyas o de sus hermanos o madre, e incluso de otros animales. He conocido personas que han abandonado sus cachorros porque no han aguantado la impresión de observar a su cachorro comiendo heces.  La coprofagia no se produce porque al cachorro le guste comer heces, sino por problemas internos a él: falta de nutrientes en su alimentación, hambre, problemas pancreáticos, por imitación, etc.
  • Comer hierba: es el segundo problema más frecuente, y se justifica por la escasa concentración de vegetales en la alimentación. En el caso de los carnívoros carecen de la enzima para romper los enlaces Beta de la celulosa a glucosa, para convertirlos en ácidos grasos absorbibles. Esta ingestión de este tipo de alimento provoca irritación en el estómago, apareciendo síntomas como el vómito y diarreas, que deben ser tratadas por el veterinario.

En la relación con su entorno.
Al mes de vida de tu cachorro, por naturaleza, la exploración y el descubrimiento del mundo es su objetivo primordial. Los cachorros atacan cualquier cosa tanto de la casa, para explorar el medio así como la cola, orejas y patas de otros seres.

El hecho de morderlo todo viene dado por el cambio de dentición.

Una solución efectiva es administrar juguetes a los cachorros que puedan morder con facilitar ayudándole a asociar qué objetos son suyos y puede destrozar de los otros que no puede tocar.

Problemas de deposiciones
Principalmente es un problema que aparece cuando el cachorro llega a casa.
Su aprendizaje dependerá totalmente de tu paciencia, aptitud y habilidad. Es importante durante esta etapa de la vida del cachorro tener una constancia y una mínima frecuencia de salidas del cachorro que faciliten su aprendizaje. La rutina es básica para que aprenda a orinar y defecar en el exterior. Hay que respetar un horario, ya que el reloj biológica del perro es perfecto.

El inicio de este aprendizaje es a partir de las 8 semanas de edad.

Las soluciones son:
a) Limitar una zona de la casa al baño del cachorro
b) Sacarlos de forma frecuente y constante a las mismas horas.
c) Paciencia del propietario que aumenta las posibilidades del éxito.

Agresividad
Este comportamiento suele producirse a partir de las 4 semanas de edad y dentro de la camada, para crear un efecto de dominancia.
En el caso de la relación con el humano este intento de dominancia con el propietario puede aparecer siendo necesario que el dominante sea el humano, en el caso contrario, que los perros no sean sometidos puede producir problemas de conducta agresiva.

No me canso de repetir lo fundamental que es fijar los roles desde el primer día, siendo tú siempre el líder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s