El vómito es uno de los síntomas de las frecuentes alteraciones digestivas de los perros. Consiste en la expulsión forzada del contenido del estómago hacia arriba a través del esófago y fuera de la boca.

Las alteraciones digestivas son un problema bastante frecuente en cachorros y en perros. Otros síntomas que pueden ir asociados son:

  • Dificultad para tragar líquidos
  • Regurgitación
  • Vómitos
  • Diarrea

Es importante diferenciar vómitos de regurgitación. En la regurgitación hay expulsión de contenido por la boca pero no hay arcadas.

Los vómitos empiezan con náuseas, arcadas y contracciones abdominales.

En la regurgitación no hay náuseas, ni arcadas, ni contracciones abdominales.

Los vómitos aparecen con frecuencia en enfermedades infecciosas, sobre todo en cachorros, como el parvovirus y el moquillo.

Una alimentación poco adecuada, a base de comida casera o con pienso de baja calidad, los cambios bruscos en la dieta o una cantidad excesiva de comida pueden desencadenar vómitos.

La ingesta de cuerpos extraños (juguetes, piedras, huesos, etc.) muy frecuente en nuestros cachorros puede provocar cualquier síntoma digestivo, entre ellos, el vómito. Los objetos más habituales en el perro son juguetes, huesos, piedras, plásticos o pelotas. Los cuerpos extraños siempre constituyen un problema importante y pueden incluso llegar a producir una obstrucción intestinal. En la mayoría de casos, cuando no se puede producir el vómito, es necesario recurrir a la endoscopia o a la cirugía para extraerlos. Estate atento a los objetos que se pueda introducir tu cachorro en la boca, intenta que la pelota con la que juega sea bastante más grande que su boca, de forma, que sea casi imposible que pueda tragársela.

Las principales causas del vómito son:

  • Cambios en la dieta
  • Ingestión de basura
  • Ingestión de cuerpos extraños
  • Problemas de estómago
  • Problemas intestinales
  • Alteraciones de órganos abdominales (peritonitits, pancreatitis…)
  • Alteraciones nerviosas
  • Enfermedades infecciosas
  • Ingestión de tóxicos
  • Algunos medicamentos

Si el cachorro regurgita, no pasa nada, pero si vomita es recomendable que lo lleves al veterinario ese mismo día. Más aún, si los vómitos son persistentes, si contienen bilis, sangre o parecen como posos de café, y si observas en tu cachorro que está adormilado, decaído, tiene mucha sed y los ojos hundidos.

About these ads