El primer baño del cachorro siempre es motivo de duda. Los propietarios de un cachorro suelen hacerse siempre las mismas preguntas.

¿Cuándo puedo bañarlo por primera vez?
¿Qué champú debo utilizar?
¿Le puede entrar agua en los oídos y lastimarle?
¿Debo seguir unos pasos a la hora de realizar el baño?

Lo primero que hay que tener en cuenta y que es fundamental es que no se debe bañar un cachorro antes del final del primer ciclo vacunal.

Una vez tengas claro esto, ten en cuenta también que no debes bañarlo de forma regular porque producirías problemas en su piel. La frecuencia de los baños varía según el tipo de piel del cachorro y lo mucho que se ensucie. Si el cachorro se ensucia mucho (tanto que un buen cepillado no elimina la suciedad) o se restriega sobre algo especialmente maloliente, un baño puede ser una buena idea.

Para ello utiliza siempre un champú especial para perros, ya que la piel y el pelo de los perros son muy diferentes de los nuestros y por favor sigue las instrucciones de uso. Los champús muy perfumados no son nada recomendables debido a la sensible nariz de nuestra mascota. De hecho, si se te ocurre usarlo por tu coquetería, lo único que conseguirás es que tu cachorro corra a restregarse en algo tan pronto termine el baño.

La temperatura del lugar donde vayamos a bañar al cachorro tiene que ser cálida y agradable y debemos preparar todo lo que vayamos a necesitar de antemano para prevenir posibles huidas del cachorro. Deberás tener preparado:

  • Un recipiente o bañera con agua tibia (nunca caliente) que cubra hasta la mitad de la altura del cachorro.
  • Un recipiente más pequeño para echar agua por encima del cachorro.
  • Champú especial para perros
  • Abundante agua tibia lista para enjuagar al cachorro
  • Una toalla vieja y limpia
  • Secador de pelo
  • Peine o cepillo

Coloca al cachorro con cuidado dentro de la bañera con agua tibia. Acarícialo para desestresarle. Con el recipiente pequeño, ve derramando agua por encima del cachorro desde la parte trasera del cuello hacia el resto del cuerpo. Luego aplica el champú en el cuerpo y las patas y frótalo hasta obtener una abundante espuma, asegurándote de cubrir todo el pelaje. La cabeza del cachorro debe ser lo último en ser lavado, prestando especial atención para que no le entre champú en los ojos, ni en los oídos.

Enjuaga el champú con abundante agua tibia. Hará falta mucha agua para eliminar por completo los restos de champú del pelo tu cachorro.

El cachorro se sacudirá vigorosamente después del baño y esto le quitará la mayor parte del agua, el resto puedes secarlo con una toalla limpia. Puedes completar el secado del pelo utilizando el secador en un nivel de temperatura siempre bajo. Si usas el cepillo al mismo tiempo acelerarás el secado considerablemente.

Presta atención a la temperatura exterior, debes evitar por todos los medios que tu cachorro coja frío, especialmente en invierno.

About these ads